Carlsen, el pitbull de Baerum - Pasión Ajedrez Carlsen, el pitbull de Baerum - Pasión Ajedrez
7 AÑOS CON USTED

Carlsen, el pitbull de Baerum

Reproducción de Chess24.

El psiquiatra Hilario Blasco-Fontecilla y la psicóloga María Rodrigo-Yanguas nos envían un interesante artículo de la personalidad de Magnus Carlsen enfocada en su estilo de juego.

Dentro de las teorías de violencia de género, una de las famosas clasificaciones es la de Neil Jacobson y John Gottman (2001). Estos autores realizaron una publicación seminal en el año 2001 en la que diferenciaban entre dos tipos de maltradores: los “cobra”, y los “pitbull”. Estos autores describían más el patrón de agresión, que la personalidad subyacente de los agresores. El “maltratador cobra” se caracteriza por atacar de forma rápida, pudiendo ser letal cuando se sienten amenazados. Afortunadamente, tras el ataque inicial se distraen fácilmente, lo cual permite que muchas de sus víctimas sobrevivan. Los pitbull, por el contrario, van intensificando progresivamente la tensión previa al ataque, y una vez que éste se desencadena, la agresión se mantiene. Pues bien. En el estudio de Jacobson & Gottman, ninguna de las mujeres agredidas por los maridos cobra se habían separado o divorciado. Sin embargo, casi la mitad de los matrimonios de los pitbull se habían disuelto. Así, en el corto plazo, los cobra pueden resultar más peligrosos. A largo plazo, sin embargo, los pitbull pueden llegar a serlo más.
               Pero aquí no estamos para hablar del horror que supone el maltrato. Estamos para hablar de Ajedrez. Huelga decir que el Ajedrez es un deporte agresivo, pero en el que la agresividad está totalmente sublimada. Hablar de Ajedrez, por tanto, es hablar de civilización. Si estableciéramos un paralelismo entre la teoría de Jacobson & Gottman y el estilo de juego de Carlsen, la ronda 3 de ayer fue un ejemplo magnífico de su estilo de juego, que podríamos llamar el estilo “pitbull”. Probablemente, gran parte de la mala fama de los perros pitbull sea infundada. Se trata de una “raza” de perro legendaria, pero mal conocida, que se caracteriza por su lealtad, nobleza, fuerza, y coraje. Son perros muy estables, de ideas fijas, inteligentes, y juguetones. Pero si en algo coincide todo el mundo es que hay una característica nuclear de los pitbull que los puede hacer letales: su persistencia o “cabezonería”. En el encuentro de ayer, en ningún momento hubo ruptura del patrón de juego. No hubo ninguna jugada genial por parte de Carlsen. No hubo ninguna jugada rompedora, desestabilizadora o que nos dejara boquiabiertos en su juego. Por el contrario, el juego de Carlsen siguió un patrón ordenado, opresivo, asfixiante, persistente.… Persistente es la palabra mágica. Uno no se da cuenta, y de repente, sin saber cómo ni cuando, tiene un peón de menos… ¿Te suena, Karjakin?
                Mucho se especula sobre cómo será la partida de hoy. Sobre cual será el estado psicológico de Carlsen. De hecho, el vencedor moral de la partida de ayer fue Karjakin. De alguna manera, consiguió zafarse de la mordida del pitbull de Baerum. Los aquí firmantes creemos que Magnus será capaz de sobreponerse, ya que él también atesora las características de lo que Suzanne Kobasa definió como “personalidades resistentes” en 1979. Las personas con este tipo de personalidades se caracterizan por sobreponerse a situaciones adversas creando oportunidades de aprendizaje y crecimiento personal. 
Las características de las “personas resistentes” son, de hecho, similares a las que definen a los pitbull:
1) el compromiso.  Se trata de personas que creen en lo que hacen y se compromenten al 100% con la misma. De hecho, para progresar en el Ajedrez es necesario la disciplina. Nuestro deporte no se limita a “someterse” a las órdenes de un entrenador…va mucho más allá, se requiere autoimposición, horas de libros de ajedrez en solitario, enfrentarse consigo mismo ante la soledad de la derrota…es difícil mantener este nivel de motivación por un reforzador extrínseco, como puede ser el dinero. Se necesita algo más puro y real como es la motivación intrínseca, en definitiva, el amor por el Ajedrez. Carlsen derrocha compromiso. Así, no es gratuíto que sea el campeón mundial;
2) el control. Son personas que no atribuyen las acciones a causas externas, como puede ser la mala suerte, o el cansancio. Ciertamente, no podemos tener control sobre todo lo que nos ocurre en una competición de Ajedrez. Pero aprender a centrarse en lo que sí importa depende al 100% de nosotros y nos permite afrontar los problemas de una manera mucho más eficaz y buscar soluciones reales a los problemas que nos plantea el contrario. El control, por tanto, se basa en creernos capaces de mantenerse firmes, y en buscar soluciones a los retos que el contrario nos plantea; 
3) el reto. Son personas que consideran los contratiempos y los cambios, no como algo negativo, sino como una buena oportunidad de aprendizaje y progreso. Analizando desde un punto de vista longitudinal la progresión de cualquier ajedrecista, y en particular, de Carslen, uno se encuentra contratiempos que, para este tipo de personas no es sino, dar un par de pasos para atrás para coger impulso para avanzar (ver Figura 1). Aprovechar estos momentos de debilidad para hacerse fuerte es una de las claves del éxito deportivo en el Ajedrez, en particular, y en la vida, en general.
 
 Karjakin quizás no lo sabe. Pero Carlsen lo necesita. Y necesita que el torneo se prolongue lo más posible para ir, poco a poco, debilitando la defensa de Simferopol. Karjakin tendría que buscar un campeonato corto para ser campeón. Pero su propio estilo de juego no hace pensar que este vaya a ser el caso. Ciertamente, Karjakin sobrevivió ayer al pitbull de Baerum, pero cada día que pasa, juega en su contra. El pitbull de Baerum lo sabe. Y ya ha saboreado la sangre….
  • Comentar en Blogger
  • Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Item Reviewed: Carlsen, el pitbull de Baerum Rating: 5 Reviewed By: Dizan Ernesto Alvarado Rodriguez