Diario de un Turista -1- - Pasión Ajedrez Diario de un Turista -1- - Pasión Ajedrez
7 AÑOS CON USTED

Diario de un Turista -1-

Agua por doquier
Por Leyda Martínez Calderón y webmaster.

Para muchos de la delegación Tica esta es su primera vez a Nicaragua, incluyendo a la delegada y a tres de los ajedrecistas; esto motivó a que gran parte del viaje fueran pegados a la ventana viendo la singularidad y belleza de los paisajes en todo el recorrido. 

El bus tomó la autopista de Caldera, la carretera de primer mundo como dijo el expresidente Arias en su momento y el bus cómodo, no le suena nada, se desplazaba a gran velocidad y el chofer casi sin inmutarse como si de memoria supiese el trayecto, desembocamos en el cruce a Puntarenas y a partir de Cañas y hasta Liberia de manera acelerada se construye una autopista similar a la de Caldera con más carriles y que hará que el trayecto sea más rápido. Adentro del bus aire acondicionado.

Muchos turistas estadounidenses notamos
Más rápido que ligero llegamos a la aduana de Peñas Blancas y al bajar a tierra en la aduana nos inundó una ola de calor tremendo, que contraste de a como veníamos, pero así es la zona; mucho movimientos de carro que cruzan en ambas direcciones, ya muchos turistas van con indumentaria adecuada, short y sombreros, la mayoría estadounidenses y europeos y que en la fila para registrar salida van practicando un español bastante singular.

Volcanes por todos lados y....activos
Ya al otro lado, impacta una aduana Nica de reciente construcción, más moderna que la nuestra. Los policías que los hay a montones visten de camisa celeste y pantalón azul y quedan viendo a todo el mundo de arriba a abajo con mirada un poco....escrutadora. 

 Mientras registrábamos ingreso no se puede dejar de ver y admirar la cercanía del lago Cocibolca, uno de los más grandes del mundo de agua dulce y que podríamos estar viendo en ese estado de belleza y en donde se piensa construir el mentado canal interoceanico; estaremos atentos a los comentarios sobre este tema del ciudadano común.   

En la aduana detectamos un contraste con lo nuestro en lo referente al ofrecimiento de comidas de todo tipo, al parecer por la libre y con la complacencia de las autoridades, la mayoría mujeres y uno que otro niño. Igual aturde el abordaje de gran cantidad de cambistas en ambas aduanas y esta actividad, al parecer, también es permisible.
Preciosa iglesia católica

El paisaje Nicaragüense es de mucha vegetación, mucho verde, se palpa grandes extensiones de tierra sin habitar y el paisaje comienza con gran cantidad de antenas eólicas sembradas  a la orilla del lago durante gran parte del recorrido de la frontera a Rivas, la ciudad inmediata que se halla yendo para la capital.

Elementos simbólicos y reiterados es mucha agua, muchos volcanes y muchas iglesias  muy antiguas.

Investigando sobre la capital a la que íbamos pues importante el saber, que la misma se levanta de siempre tras un terremoto fatídico en diciembre de 1972 y que tuvo como consecuencia más de quince mil muertos y la capital aún guarda vestigio de semejante destrozo; entrando a Managua y pasando el cruce de Masaya donde vimos una laguna preciosa se traza una recta kilométrica larguísima denominada carretera sur y de admirar que las carreteras desde Rivas luce imponente y perfecta de tal manera que el bus no se siente rodar; entramos a la capital y en todo ese recorrido se ve muchas edificaciones y modernidad en las mismas, gran desplazamientos de vehículos, típico de una capital.

En la terminal nos esperaba un personaje que lo conocimos la mayoría sino todos en San José y se trata de Eduardo Molina, Elefantito, quien efusivamente nos saludó de: bienvenidos hermanitos, todo cordial nos sirvió de guía para, caminando, aproximadamente 600 metros o como nos dijo el, seis cuadras, hacia el hotel. Toda la zona se ve residencial de clase alta y por ende, muy tranquila, las aceras llena de arboles y ya el calor ha aflojado y sopla brisa.

De antemano ya el capitán había dispuesto que las dos habitaciones dobles y una triple que nos asignaron, eran para: Durán, Emmanuel, Carlos; Leyda con Neeshmy y Joan con Bryan. Muy cómodas las habitaciones, buen internet que de nuevo Molina nos ilustró que era un balazo (rápida) y si, ciertamente es veloz. Esto no nos puede faltar, con esto estamos felices.  La algarabía en el hotel es típica de que acá están alojadas también las demás delegaciones y ya nos hemos saludado con muchos de ellos y contestado múltiples veces por que no vino fulano, por que no está sutano.  Tras acomodarnos e ir a investigar como era la piscina, pues, comenzaron los chicos a jugar unos pimponcitos a un minuto más dos segundos para ir aflojando.

La desventaja del internet es de que, nuestro Pinto nos pasa un mensaje colectivo de que, debemos acostarnos temprano y descansar para lo que nos espera mañana, ni modo, toca apagar la luz y esperar que cuando amanezca tal vez Honduras lo contrate también.

Estamos cómodos en este hotel, estamos contentos de la oportunidad de representar al País y les prometemos dar lo mejor de cada uno de nosotros. 
Amanecer diciembre 23 la ciudad en ruinas




Managua actual


Durán duró una hora desempacando

Para variar ....pimponeando

Sonriente, realizada.

  • Comentar en Blogger
  • Comentar en Facebook
Item Reviewed: Diario de un Turista -1- Rating: 5 Reviewed By: Dizan Ernesto Alvarado Rodriguez