Aprendiendo a asumir los errores mediante el ajedrez - Pasión Ajedrez Aprendiendo a asumir los errores mediante el ajedrez - Pasión Ajedrez
7 AÑOS CON USTED

Aprendiendo a asumir los errores mediante el ajedrez




“No encuentres la falta, encuentra el remedio”. Con esta frase del mítico y brillante Henry Ford, empieza un nuevo artículo de nuestro brillante colaborador, Txema Sanz, el cual nos hará recorrer el camino que realizan los ajedrecistas para aprender a asumir los errores y lo comprará con el mundo de la empresa. (Fotografía de portada cortesía de © Ray Morris-Hill).

Aprendiendo a asumir los errores mediante el ajedrez – Txema Sanz

En el momento de traspaso del antiguo director de marketing a su sucesor, éste le deseó mucha suerte y le entregó tres cartas diciéndole que cuando se enfrentara a un momento de verdadera crisis abriera la primera de ellas, que cuando volviera a encontrarse con un gran problema abriera la segunda, y que guardara la tercera para atacar un tercer problema crítico. Agradecido con el detalle el nuevo director cogió las 3 cartas y las guardó. Pasó el tiempo y llegó la primera situación extrema, acorralado decidió abrir la primera carta que decía: “Échale la culpa a tu predecesor”. Así lo hizo y salvó la situación. Más adelante se encontró con un nuevo problema que no pudo resolver, por lo que abrió la segunda carta: “Échale la culpa a tu equipo”. Nuevamente funcionó permitiéndole seguir adelante. Y llegó una tercera crisis a la que sólo encontró la tercera carta como solución, ésta decía: “Empieza a escribir 3 cartas”.

Ésta es una típica historia que aparece en cursos sobre gestión de equipos. La primera vez que la escuché pensé en la increíble capacidad que tenemos las personas en buscar excusas y en echar balones fuera y lo mucho que nos cuesta reconocer errores. Ésta historia tiene varias versiones o incluso se pueden dar algunos giros según la orientación que se quiera dar al curso, pero yo me voy a quedar con ésta: Aquí se habla de la asunción de consecuencias, del autoengaño (¿Cuántas veces nos auto-convencemos de las excusas que ponemos?), de comprar tiempo a base de excusas, de la necesidad de mirarse a uno mismo porque llega un momento en que éstas sobran y no valen… incluso se puede leer en términos de ética dentro de la empresa.



En el ajedrez podemos caer en esto, podemos convencer a otros e incluso a nosotros mismo que en esa partida o en ese torneo tuve mala suerte, me dolía la cabeza, había dormido mal, había una mosca que me distraía o que la luna estaba en cuarto menguante… la realidad es muy tozuda y siempre se acaba por darle la razón. Por supuesto, somos personas y tenemos altibajos, nos ponemos enfermos y puede que durmamos mal, pero estas cosas no deberíamos usarlas como comodines para no enfrentarnos a nosotros mismos. Si nos miramos honestamente a nosotros mismos buscando los por qué, habremos dado el primer paso para mejorar… otra cosa normalmente hace que la bola sea más grande y que el golpe con la realidad sea más fuerte.

No perdemos o ganamos porque se ha pitado un penalti injusto o porque alguien resbaló a la hora de lanzar el triple decisivo o porque el sol daba de cara o soplaba más viento. Lo hacemos porque tomamos una serie de decisiones y nuestro rival toma otras, según sea el balance entre unas y otras, así será el resultado. El ajedrez nos permite no sólo revisar sin excusas externas las consecuencias de lo que hacemos si no que además nos permite comparar los procesos de razonamiento en igualdad de circunstancias con otros: En una misma posición del tablero distintas personas elegirán distintas opciones válidas según sus distintos esquemas de razonamiento, personalidad, circunstancias o conocimientos, con lo que podemos enriquecernos con estas otras visiones ampliando nuestras propias miras y esquemas.

Las empresas gastan mucho dinero en cursos para sus directivos para que desarrollen (entre otras) estas habilidades, tanto la de la autocrítica como la de la revisión de sus procesos de razonamiento y gestión … como ajedrecista creo que tengo suerte de poder explorar estos campos con algo que me gusta tanto como el ajedrez.

Acerca de Txema Sanz:

Txema Sanz, ingeniero con casi 15 años de experiencia trabajando en empresas multinacionales tanto en departamentos técnicos, como financieros, de marketing y estratégicos. Apasionado del ajedrez he vuelto a engancharme a la competición después de 22 años disfrutando desde la barrera. Monitor FEDA.

Fuente: ChessLive



  • Comentar en Blogger
  • Comentar en Facebook

0 comentarios:

Publicar un comentario

Item Reviewed: Aprendiendo a asumir los errores mediante el ajedrez Rating: 5 Reviewed By: planb grupoasesor